martes, 23 de marzo de 2010

NO! Sin la música, no...


Si recibo una orden de expulsión hacia una isla desierta en medio de la nada, y me dejan elegir de forma limitada algunas cosas para que pueda sobrevivir en ese espacio perdido, no tendría ninguna duda, elegiría como lo primero de la lista, la música.

Y es que con el tiempo he aprendido a sentir el silencio cuando escucho música. Me concentro más fácilmente con una música ambiental que en silencio sepulcral.

Desde que era estudiante universitario, para concentrarme cuando estaba estudiando, lo tenía que hacer con la música puesta, desde ahí, me he acostumbrado a leer, trabajar, o hacer cualquier actividad que necesite concentración, escuchando música para relajarme y poder centrarme.

Siempre he oído que la música amansa las fieras, si eso es así, algo de fiera tendré. Fiera o no, está claro que la música produce alteraciones emocionales positivas en los seres humanos y en algunos animales.

En el año 2001, se creía que poniendo música clásica a las vacas lecheras se podía aumentar la producción del ganado lechero. Psicólogos de la Universidad de Leicester, en Inglaterra, pensaron que los ganaderos podrían obtener algunos litros extra de leche tocando música clásica o poniendo melodías suaves en las vaquerías. Según los resultados de sus pruebas, la Sinfonía Pastoral de Beethoven y la canción Bridge Over Troubled Water de Simon & Garfunkel fueron grandes éxitos en productividad lechera.

Cuando cambiaron a canciones más rápidas, no hubo incremento en la producción lechera, porque imagínate una vaca lechera escuchando reguetón, no daría leche, daría requesón.

La teoría que planteaban estos psicólogos de poner música a las vacas, era que la música calmada puede mejorar la entrega de leche, probablemente porque reduce el stress. En vista de tales noticias, muchos agricultores empezaron a poner música para sus pollos y gallinas, debido a sus efectos positivos para reducir el estrés. Subrayo pollos y gallina, por si alguien se siente aludido por algún problema de apetencia sexual con su pareja, que sepa que esto han dado resultados, así que si extrapolamos estas teorías a las parejas de humanos, igual no es que van a tener huevos o dar más leche, pero bueno, los intentos para tal...se darán.

Estas teorías de la música no son banales, recuerdo que hace más de 15 años atrás, me llamo mucho la atención por lo curioso, algo que me comentó una de mis hermanas cuando estaba embarazada, me dijo que su médico le recomendó que escuchara música clásica durante el embarazo. Ahora leyendo sobre este tema, me entero que según análisis molecular reciente, John Hawks de la universidad de Wisconsin, señalaba que ocho genes que participan en el modelado del oído humano, parecen haber experimentado cambios significativos en los últimos 40 000 años.

La forma en la que el sistema auditivo humano organiza el ruido ambiental en un patrón acústico puede explicar la musicalidad específicamente humana, es decir, el gusto por la música, el talento para desarrollarla, tocar instrumentos o distinguir muchos géneros y subgéneros musicales.

Por algo es que de toda la vida a los bebés humanos se les suele estimular o calmar, en su desarrollo con música tranquila o canciones de cuna, las llamadas nanas; generalmente a los bebés les gusta, siempre y cuando reconozcan una voz familiar. Quién no ha visto que ante la desesperación de un niño llorando de forma incontrolable, recurrimos inconscientemente a cantarle melodías arrulladoras para calmarle, y en muchos casos los resultados son inmediatos. Eso si, que si con la música no se calma, ya no es una fiera, es un demonio de muchacho o que algo muy grave le pasa!!!

Soy un fans de “la Vida Malibu”, (vivir sin estrés) y por eso llevo mi tratamiento musical para evitar el estrés. Consumo música en abundantes dosis y en distintos formatos, por ejemplo, uso iPod Complex, de los laboratorios Apple®, en cápsulas musical de MP3, cuando voy por la calle, en el metro, tren o autobús por Madrid. En casa me inyecto todos los decibelios que pueda de ampollas musical escuchando Absolutely Smooth Jazz, de los laboratorios iTune Radio Online. También algunos fines de semana, me gusta cambiar de formatos, y me preparo algunos brebajes de raíces rítmicas: bossa jazz, latin jazz, salsas, merengues, y otras yerbas de pachangas.

La cuestión es que procuro tener en todo momento conmigo mi botiquín musical, y ahora que me ha dado por madrugar, el telón del día lo abro escuchando un programa por la radio online de República Dominicana, El sonido de la música, que transmiten al inicio de la madrugada en República Dominicana, pero por la diferencia de horarios, yo lo escucho al amanecer, así que desde que me despierto me narcotizo con la exquisita selección musical del productor Ricardo Luna, quién se hace llamar “tu fiel y tranquilo acompañante”. Gracias a su refinado gusto musical para elegir los temas del programa, determina en cierto modo, como transcurrirá mi día, porque acompaño ese primer café de la mañana escuchando buena música.

Comparto con todos este video que he editado de la “la Vida Malibu”, la vida que sueño tener, una vida diferente a la del resto de los mortales, sin estrés. Espero que les guste. video

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentarios, para mi son fundamentales porque forman parte de los componentes del combustible que voy a utilizar para seguir escribiendo en mi blog.
ATENCIÓN: ten presente que si no estas suscrito en mi blog, o no tienes cuenta en gmail, tienes que elegir la opción en Comentar como: Anónimo . En este caso recuerda firma con tu nombre en el comentario para poder identificarlo.